Os voy a explicar cómo podéis aprovechar el motor de un frigorifico o congelador para convertirlo en un compresor  capaz de inflar las ruedas de un coche:



A continuación os dejo el vídeo de todo el proceso de cómo se puede realizar un compresor con un motor de frigorífico.

AYÚDANOS A CRECER

 

¡COMPARTE!

Si te ha gustado el contenido de este blog comparte en tus redes sociales para poder llegar a más gente.

¡SUSCRÍBETE!

Envíanos tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de las nuevas publicaciones.

1º Después de haber desenchufado la nevera y retirado adecuadamente el gas refrigerante de su circuito, cortamos los tubos del motor.

2º Cortamos el cable que va al termostato y dejamos el del enchufe.

3º Sacamos las pestañas que sujetan el motor.

4º Retiramos el cajetín del agua para que nos sea más cómodo sacar el motor.

5º Sacamos el motor, teniendo cuidado de no inclinarlo demasiado para que no se derrame el aceite que hay en su interior.

6º Retiramos los cables que cortamos de la caja de conexiones del motor  y cambiamos la posición del cable marrón (estaba conectado al termostato de la nevera. Debemos conectarlo directamente al motor).Cerramos la caja de conexiones.

7º Enchufamos el motor y observamos que por un tubo entra el aire y por el otro sale.



Artículos relacionados:




También te puede interesar: